¿Cómo desheredar a un hijo?

Cuando una persona toma la decisión de desheredar a un hijo, excluyéndolo de su testamento, debe basarse en alguna de las causas que la ley establece para ello, y deberá hacerla constar en el testamento.

A continuación vamos a ver los aspectos procedimentales que hay que tener en cuenta si se quiere desheredar a un hijo o a cualquier otro heredero forzoso.

¿Buscas abogado especialista en herencias y sucesiones?

Te ayudamos a encontrar abogado de de confianza en tu zona. Tenemos una amplia red de abogados colaboradores en toda España.

Consultar abogado

¿Cuál es el procedimiento para desheredar a un hijo?

En primer lugar, no basta con que exista cualquier pérdida de relación entre el testador y su hijo, sino que la desheredación debe basarse en alguna de las causas de los artículos 852 y 853 del Código Civil.

Sin embargo, el Tribunal Supremo ha sentado jurisprudencia en el sentido de entender incluida en la causa de maltrato de obra la falta de relación y atención por parte del hijo hacia el testador, siempre que sea grave, permanente e importante. Tiene que deberse a la voluntad del heredero, y no a causas imputables al testador.

No obstante, el mismo tribunal señala que se debe hacer una interpretación restrictiva y no confundir el reproche moral con la valoración jurídica, y que, en caso de duda, debe estarse a favor del pretendido desheredado (sentencia del Tribunal Supremo número 235/2018, de 23 de abril).

Si la causa de desheredación existe, el testador deberá otorgar testamento y hacerla constar en él. Si ya existía un testamento, deberá otorgar uno nuevo que deje sin efecto el anterior, lo cual ocurrirá si lo dispuesto en el nuevo es incompatible con el otro, o bien puede manifestarse expresamente que se revoca el anterior.

Por tanto, las formalidades para desheredar a un hijo son las mismas que se aplican para otorgar testamento (artículo 849 del Código Civil).

La ley no dice nada de cuál debe ser el tipo de testamento a elegir, pero el que más garantías y seguridad ofrece es el testamento abierto, en el que un notario puede conocer el contenido y dar fe de él. Para ello, basta con acudir al notario con el DNI o pasaporte en vigor y manifestar el contenido del testamento, que se recogerá por escrito, con firma del notario y constancia de la fecha, hora y lugar en que se otorga.

Según el tipo de testamento, puede ser necesaria la presencia de dos testigos idóneos que no estén excluidos por el Código Civil. También puede haber testigos si así lo requieren el notario o el testador.

En cualquier caso, se trata de una materia compleja en la que conviene estar bien asesorado por un abogado experto en sucesiones, para evitar las consecuencias de una desheredación que no cumpla los requisitos legales.

¿Cuáles son las consecuencias de desheredar a un hijo?

Cuando el testador fallece y se descubre el contenido del testamento, el hijo desheredado puede no estar de acuerdo con la causa alegada e impugnarlo ante los tribunales.

Para ello dispone de un plazo de 4 años desde que se abre la sucesión y se puede conocer el contenido del testamento.

Serán los demás herederos los que deban probar la existencia y certeza de la causa de desheredación (artículo 850 del Código Civil).

Si finalmente se prueba que no hubo causa para la desheredación, se anulará la institución de heredero si perjudica al hijo desheredado, y solo se mantendrán las demás disposiciones, como legados, mandas y otras, en la medida en que no perjudiquen a la legítima que le corresponde (artículo 851).

Hay que puntualizar que la ley distingue entre unas causas más o menos objetivas de desheredación (que coinciden con las causas de indignidad para suceder del artículo 756) y otras más subjetivas que habrá que probar. Así, si la causa alegada para desheredar es también una causa de indignidad, ya se considera probada, puesto que la mayoría de ellas consisten en que exista una sentencia firme condenatoria sobre el heredero por alguna conducta reprobable contra el testador.

Sin embargo, el maltrato de obra, por ejemplo, deberá ser probado por los demás herederos en caso de que el desheredado lo niegue.

¿Qué ocurre si se impugna la desheredación?

Desde que el pariente desheredado impugna hasta que se pueden hacer efectivas las disposiciones del testamento, transcurre un tiempo en el que habrá que resolver la cuestión motivo de conflicto.

Los trámites para resolver la impugnación del testamento son los del juicio ordinario. Así, los herederos tendrán 20 días para contestar a la demanda del desheredado, y posteriormente, todos los implicados serán citados a una vista para tratar de ponerse de acuerdo.

Si no es posible, se celebrará un juicio, en el que se practicarán todas las pruebas que se estimen necesarias para dilucidar si realmente existe la causa de desheredación alegada por el testador.

Finalmente, tras un plazo que en la práctica supera los 20 días que establece la ley, el juez dictará sentencia declarando la validez o nulidad total o parcial del testamento.

Si es válido, se abrirá el proceso sucesorio y se dará cumplimiento a todo lo manifestado en el testamento. Si no es válido, se cumplirá con la parte válida (si la nulidad es parcial) y se abrirá el proceso de sucesión intestada para todo lo demás.

Por tanto, la decisión de desheredar a un hijo, salvo que se base en una de las causas que el Código Civil contempla como de indignidad para suceder (del artículo 756), puede dar lugar a un largo y complejo proceso judicial antes de poder dar cumplimiento al testamento. 

Así pues, antes de tomar una decisión como esa, es conveniente contar con el asesoramiento de un abogado especializado que ayude a evitar problemas más adelante, que pueden desembocar incluso en la declaración de nulidad del testamento.

¿Buscas abogado especialista en herencias y sucesiones?

Te ayudamos a encontrar abogado de de confianza en tu zona. Tenemos una amplia red de abogados colaboradores en toda España.

Consultar abogado