¿Se puede desheredar a un hermano?

Existe mucho desconocimiento sobre quién tiene derecho a heredar de un familiar fallecido y cómo, y la creencia popular es que cualquier pariente puede ser desheredado y además por cualquier motivo que incomode al testador.

Pero la realidad es que las posibilidades de desheredación están limitadas a unas causas concretas y que solo afectan a un grupo reducido de familiares del fallecido que son herederos forzosos, y los hermanos no se encuentran en él.

A continuación vamos a ver por qué no es posible desheredar a un hermano.

¿Buscas abogado especialista en herencias y sucesiones?

Te ayudamos a encontrar abogado de de confianza en tu zona. Tenemos una amplia red de abogados colaboradores en toda España.

Consultar abogado

¿Es posible desheredar a un hermano?

La respuesta es que no. No se puede desheredar a un hermano por la sencilla razón de que el hermano no tiene un derecho legal a heredar que se le pueda arrebatar.

Para poder desheredar a alguien es requisito imprescindible que se trate de un heredero forzoso o legitimario, es decir, un heredero al que la ley le garantiza un derecho sobre una porción de la herencia, llamada legítima.

Los herederos forzosos son, por este orden: los hijos y demás descendientes, los padres y demás ascendientes y, por último, el cónyuge. Los demás parientes al margen de los mencionados no tienen derecho a heredar y, por tanto, no pueden ser desheredados.

Pero eso no significa que los hermanos no puedan heredar. Sí pueden, siempre que el fallecido haya decidido en su testamento dejarles parte de la porción de libre disposición que le permite la ley. Es decir, la herencia a favor de un hermano es un acto de voluntad de la persona que hace testamento.

Sin embargo, también existe la posibilidad de que el hermano herede si no existe un testamento o si el que existe es nulo y se invalida, en cuyo caso se pondría en marcha el proceso de sucesión intestada, y la herencia se repartiría entre los parientes del fallecido por orden de preferencia, y excluyendo los más próximos en grado a los más lejanos:

  • Hijos y descendientes (por ese orden).
  • Padres y ascendientes.
  • Cónyuge.
  • Hermanos y sobrinos.
  • Los demás parientes por línea colateral hasta el cuarto grado de parentesco.

El resto de familiares del fallecido no tienen posibilidad de heredar en ausencia de testamento. 

¿Existe alguna posibilidad de excluir a un hermano de la herencia?

Ya hemos visto que en caso de haber testamento, no existe esa posibilidad, porque los hermanos no están incluidos en el limitado grupo de herederos forzosos, y por tanto no existe obligación de dejarles nada en herencia, aunque sí se puede hacer, como es lógico.

Lo más parecido a una desheredación de un hermano hecha en testamento consiste en no mencionar al hermano en el testamento, es decir, no dejarle nada en herencia. No es preciso alegar ninguna causa para ello, porque no hay que justificar esa exclusión ante la ley.

Pero ¿qué pasa si el causante muere sin hacer testamento y si no hay parientes con mejor derecho en la línea sucesoria? Es decir, ¿qué ocurre si muere una persona sin hacer testamento y sus parientes vivos más cercanos son sus hermanos? 

En ese caso, tampoco puede desheredarlos técnicamente, ya que solo se puede desheredar por testamento, y en este caso no habría testamento.

Entonces, ¿el hermano heredará en contra de la voluntad del fallecido?

Aquí es preciso distinguir entre las causas de indignidad para suceder y las causas de desheredación. 

¿Qué es una causa de indignidad para suceder?

El Código Civil distingue entre causas de indignidad para suceder, que operan de manera objetiva, y tanto en caso de existir testamento como en caso de no haberlo, y causas de desheredación estrictamente hablando, que son más subjetivas y que hay que hacer constar expresamente en el testamento. Además, el desheredado puede negarlas, y en ese caso deberán ser los demás herederos los que prueben su existencia (artículo 851).

Pero en el caso de las causas de indignidad para suceder no ocurre igual. Se trata de motivos que la ley contempla y que en caso de concurrir hacen a una persona incapaz para suceder, o mejor dicho, indigna. Si existen esos motivos o causas, automáticamente esa persona queda excluida de la sucesión hereditaria.

Por tanto, si un hermano ha incurrido en cualquiera de esos motivos, la ley no le permitirá heredar en caso de que se apliquen las normas de la sucesión intestada (en ausencia de testamento). Tampoco en la sucesión testamentaria, si sucedieron tras la muerte del causante y este no pudo conocerlas.

Estas causas están recogidas en el artículo 756 del Código Civil:

Son incapaces de suceder por causa de indignidad:

1.º El que fuera condenado por sentencia firme por haber atentado contra la vida, o a pena grave por haber causado lesiones o por haber ejercido habitualmente violencia física o psíquica en el ámbito familiar al causante, su cónyuge, persona a la que esté unida por análoga relación de afectividad o alguno de sus descendientes o ascendientes.

2.º El que fuera condenado por sentencia firme por delitos contra la libertad, la integridad moral y la libertad e indemnidad sexual, si el ofendido es el causante, su cónyuge, la persona a la que esté unida por análoga relación de afectividad o alguno de sus descendientes o ascendientes.

Asimismo el condenado por sentencia firme a pena grave por haber cometido un delito contra los derechos y deberes familiares respecto de la herencia de la persona agraviada.

También el privado por resolución firme de la patria potestad, o removido del ejercicio de la tutela o acogimiento familiar de un menor o del ejercicio de la curatela de una persona con discapacidad por causa que le sea imputable, respecto de la herencia del mismo.

3.º El que hubiese acusado al causante de delito para el que la ley señala pena grave, si es condenado por denuncia falsa.

4.º El heredero mayor de edad que, sabedor de la muerte violenta del testador, no la hubiese denunciado dentro de un mes a la justicia cuando ésta no hubiera procedido ya de oficio.

Cesará esta prohibición en los casos en que, según la Ley, no hay la obligación de acusar.

5.º El que, con amenaza, fraude o violencia, obligare al testador a hacer testamento o a cambiarlo.

6.º El que por iguales medios impidiere a otro hacer testamento, o revocar el que tuviese hecho, o suplantare, ocultare o alterare otro posterior.

7.º Tratándose de la sucesión de una persona con discapacidad, las personas con derecho a la herencia que no le hubieren prestado las atenciones debidas, entendiendo por tales las reguladas en los artículos 142 y 146 del Código Civil.

Artículo 756 del Código Civil

No obstante, si el indigno para suceder no reconoce él mismo la existencia de la causa de indignidad y, en cambio, la discute, deberá ser el interesado (el siguiente familiar con derecho en la línea de sucesión, se supone) el que ejercite la acción de declaración de la indignidad, por la que un juez determine claramente que esa persona queda excluida del testamento.

Algunas de las causas de indignidad para suceder funcionan también como causas de desheredación, y son las contempladas en los números 1º, 2º, 3º, 5º y 6º, por lo que si concurren, y el causante hace testamento, puede incluirlas como motivo para desheredar a un pariente (artículo 852). Aunque, como ya se ha explicado, no es necesario para excluir a un hermano de la herencia dejada en testamento, ya que el hermano no es heredero forzoso, y lo único que hay que hacer para que no herede es no mencionarlo en el testamento.

Las causas de indignidad quedan inoperativas si el causante las conocía y las perdonó tácita o expresamente (incluyendo al indigno en su testamento o perdonándolo en un documento aparte).

¿Buscas abogado especialista en herencias y sucesiones?

Te ayudamos a encontrar abogado de de confianza en tu zona. Tenemos una amplia red de abogados colaboradores en toda España.

Consultar abogado