¿Quién recibe la herencia del matrimonio sin hijos?

¿Quién recibe la herencia del matrimonio sin hijos?

Cuando fallece un matrimonio sin hijos y no hay testamento, los padres de los fallecidos son los principales herederos, pero en caso de la ausencia de los mismos, la herencia puede ser repartida a familiares cercanos.

Cuando un matrimonio no tiene herederos directos, lo más recomendable es la elaboración de un testamento en donde se exprese claramente a quien se le desea dejar los bienes. Sin embargo, en caso de que el testamento no exista, el procedimiento a abrir será una sucesión intestada.

¿Buscas abogado especialista en herencias y sucesiones?

Te ayudamos a encontrar abogado de de confianza en tu zona. Tenemos una amplia red de abogados colaboradores en toda España.

Buscar abogado

Sucesión intestada

Evidentemente, ante la presencia del testamento, los interesados definen con antelación quiénes son las personas que desean dejar sus bienes, es la solución más práctica pero no en todos los casos se lleva a cabo.

En esos casos, la sucesión intestada se produce cuando la o las personas a recibir la herencia se definen según el orden sucesorio y según lo que establece la ley, más específicamente el Código Civil.

A continuación, se detallan algunas disposiciones del Código Civil en relación a este tema:

  • Los descendientes son los primeros que se deben considerar al momento de una herencia, pero en caso de no existir hijos ni nietos, los ascendientes serán quienes deban heredar los bienes del hijo fallecido. Si los padres están vivos, serán quienes hereden los bienes del fallecido correspondiente a la mitad de la herencia del cónyuge.
  • Cuando los padres del fallecido también han muerto, la herencia les corresponderá a los abuelos y, en caso de que éstos tampoco estén vivos, la herencia completa pasará al cónyuge supérstite.
  • Si el cónyuge ya hubiera fallecido cuando el otro muera o cuando los dos cónyuges fallecen a la vez y no hay descendientes o ascendientes vivos, la herencia de los mismos pasará a los colaterales. Se define como colaterales a los hermanos de los fallecidos y en su defecto, a los sobrinos. En caso de que no haya hermanos o sobrinos, el siguiente paso es llegar a los parientes de cuarto grado.
  • Cuando no hay familiares de ningún grado y los fallecidos no expresaron en un testamento a quien dejar sus bienes, solo en esos casos, la herencia pasará a manos del Estado.

Es importante destacar que cuando un matrimonio no tiene descendientes y uno de ellos fallece, al contrario de lo que se pueda imaginar, los bienes del fallecido no los hereda el cónyuge en primera instancia, a menos, por supuesto, que haya un testamento.

En caso de que no haya testamento, los bienes pasan a los padres del fallecido o demás ascendientes.

Si, por ejemplo, un matrimonio compró un piso y pagó la hipoteca, pero no tuvieron hijos y no hicieron testamento, al momento de la muerte de uno de ellos, la mitad del piso pasará a ser propiedad de los suegros u otros familiares directos ascendientes del fallecido.

Herencia cuando no hay hijos

Cuando no hay hijos ni otros descendientes, se pueden presentar tres situaciones para heredar los bienes:

Liquidación del régimen matrimonial

Si los cónyuges estaban casados en gananciales, lo primero que se hace es liquidar eso gananciales según lo indicado por el Código Civil.

En otras palabras, la mitad de los bienes serán para el cónyuge sobreviviente y la otra mitad integrará la herencia de la persona que falleció que, al no haber hijos, estará enfocada en la línea ascendente de este.

Por ejemplo, en el caso de una vivienda comprada entre los dos y a nombre de los dos, la única forma en que el cónyuge reciba un poco más de la mitad es si logra demostrar que pagó más que el otro, lo que no siempre resulta sencillo de demostrar.

Herencia sin hijos y sin testamento

En este caso, la herencia la recibirá la línea ascendiente del difunto en el siguiente orden:

  • El padre y la madre del fallecido heredarán los bienes a partes iguales.
  • Si solo le sobrevive un único padre, éste será quien reciba toda la herencia correspondiente al hijo.
  • Si los padres del fallecido tampoco están vivos, le sucederán los siguientes en la línea ascendiente que, en estos casos, son los abuelos.
  • Si los ascendientes son de igual grado, la herencia se repartirá a partes iguales por cabezas. Si, por ejemplo, se trata de los abuelos maternos, la mitad será para el abuelo y la otra mitad para la abuela. Por otro lado, si los ascendientes son de igual grado, pero de líneas diferentes, la mitad de la herencia corresponderá a la línea de abuelos maternos y la otra mitad a los abuelos paternos.

En este sentido, queda claro que cuando al fallecido le sobrevive el cónyuge, éste solo recibirá el usufructo de la mitad de la herencia, según lo establecido en el artículo 837 de Código Civil:

No existiendo descendientes, pero sí ascendientes, el cónyuge sobreviviente tendrá derecho al usufructo de la mitad de la herencia.

Artículo 837 del Código Civil

Herencia cuando no hay descendientes ni ascendientes

En el caso de que el fallecido no tenga descendientes ni ascendientes de ningún grado de consanguinidad, los artículos 943 y 944 del Código Civil establecen que heredarán el cónyuge y los parientes colaterales, como los hermanos.

Así lo establece los artículos:

A falta de las personas comprendidas en las dos Secciones que preceden, heredarán el cónyuge y los parientes colaterales por el orden que se establece en los artículos siguientes.

Artículo 943 del Código Civil

En defecto de ascendientes y descendientes, y antes que los colaterales, sucederá en todos los bienes del difunto el cónyuge sobreviviente.

Artículo 944 del Código Civil

La única excepción al caso anterior es si el cónyuge estaba separado legalmente o, de hecho. Por otro lado, el artículo 945 y siguientes del Código Civil, establece que, si no hay descendientes, ni ascendientes, ni cónyuge, los bienes irán a los colaterales que son los hermanos y sobrinos.

Finalmente, si no hay familiares de ningún grado, los bienes pasarán a manos del Estado.

En el caso de haber un testamento debidamente certificado la situación es mucho más simple porque los bienes simplemente serán heredados por la persona o personas indicadas en el documento. Hacer un testamento siempre es recomendado, pero mucho más en estos casos.

¿Buscas abogado especialista en herencias y sucesiones?

Te ayudamos a encontrar abogado de de confianza en tu zona. Tenemos una amplia red de abogados colaboradores en toda España.

Buscar abogado