Cómo impugnar un testamento cuando no estás conforme con su contenido

Impugnación de testamento

¿Quieres impugnar un testamento y no sabes si tienes razones para reclamar? En este artículo te contamos en qué casos puedes hacerlo y qué necesitas saber para llevarlo a cabo.

Es habitual que los llamados a una herencia no estén de acuerdo con el contenido del testamento otorgado por el fallecido.

También es posible que el testamento no reúna los requisitos formales exigidos legalmente.

En estos supuestos, podrás solicitar la impugnación del testamento.

A través de este artículo vas a descubrir…

  • Qué significa impugnar un testamento
  • Quién puede iniciar un procedimiento de impugnación testamentaria
  • 6 causas legales para impugnar un testamento
  • ¿Puede el testador prohibir la impugnación?
  • Plazo para impugnar
  • Dónde iniciar un procedimiento judicial de impugnación

¿Qué es la impugnación de un testamento?

Impugnar un testamento significa no estar de acuerdo con lo estipulado por el testador, en todo o en parte.

Ahora bien, es preciso basarse en alguna de las razones o causas previstas en la legislación en materia de herencia, que analizaremos más adelante.

Si concurre alguna de las causas legales, se podrá impugnar un testamento solicitando su nulidad.

¿Quién puede impugnar un testamento?

Podrá impugnar un testamento cualquier heredero que no esté protegido por la legislación hereditaria.

Para impugnar un testamento deberás basar tu reclamación en las causas legalmente previstas que veremos a continuación.

6 razones que puedes alegar para impugnar un testamento

El Código Civil español recoge una serie de causas por las que un testamento podrá ser impugnado:

El testador no incluye en el testamento a un legitimario o heredero forzoso

Esta causa se conoce legalmente como preterición.

Como ya te explicamos en el artículo Legítima hereditaria: ¿Qué es? ¿Quiénes son los legitimarios?, la herencia o caudal hereditario se divide en tres partes:

  • Legítima
  • Mejora
  • Libre disposición

El testador no puede privar a los herederos forzosos de su legítima, salvo en los casos expresamente determinados por la ley.

En el caso de que el testamento omita a algún legitimario se podrá impugnar el mismo.

Esta preterición u omisión puede ser:

  • Intencional, cuando el testador sabía que existía el legitimario omitido y, a sabiendas, no lo nombra.
  • No intencional o errónea, cuando se omite a un heredero forzoso por ignorancia del testador.

Un caso típico de preterición no intencional es el de los hijos nacidos después de hacer el testamento o el de ignorar el nacimiento de un hijo al tiempo del otorgamiento.

No respetar las cuotas de legítima

También en el supuesto de que el testador no haya respetado la cuota que corresponde por legítima a un heredero forzoso, este podrá impugnar el testamento solicitando su parte.

Incapacidad del testador

Otra razón para poder impugnar un testamento es que el testador no tenga capacidad legal para otorgarlo.

Esto ocurre cuando el testador es menor de 14 años o no se encuentra en su cabal juicio.

En ocasiones, cuando una persona está incapacitada judicialmente, el hijo que se encarga de su tutela y cuidados utiliza su posición para convencer al progenitor tutelado de cambiar su testamento nombrándole heredero universal, engañándole o no explicándole el porqué de dichos cambios.

En esta situación, el resto de herederos podrían impugnar dicho testamento alegando que el testador no tiene capacidad legal para otorgarlo.

José Manuel Sierra, abogado especialista en herencias en Sierra Abogados

Violencia, coacción o fraude

Si una persona hace testamento bajo amenaza, intimidación o engaño, el testamento será nulo y podrá ser impugnado.

Desheredación injusta

Si el testador deshereda a una persona sin causa justa se podrá invalidad el testamento.

Defectos de forma en la redacción del testamento

Las formas más habituales de otorgar un testamento son:

  • Testamento abierto: El testador manifiesta su voluntad ante Notario y éste lo redacta.
  • Testamento cerrado: También se hace ante Notario pero lo redacta el testador.
  • Testamento ológrafo: Lo redacta el propio testador sin intervención de Notario.

Cada una de las formas testamentarias deberán realizarse en base a unos requisitos formales, y el incumplimiento de estos requisitos dará lugar a la impugnación.

¿Puede el testador prohibir la impugnación?

No. El testador no puede prohibir la impugnación del testamento.

Ahora bien, sí podrá establecer que el heredero que lo impugne reciba exclusivamente lo que le corresponda por la legítima estricta.

Esta es llamada cautela socini.

Plazo de impugnación de un testamento

En términos generales, el plazo para la impugnación será de 15 años a contar desde la muerte del testador o desde el momento en que el heredero recibió la copia autorizada del testamento que impugna.

Dónde iniciar el procedimiento judicial para la impugnación del testamento

Para impugnar un testamento deberá presentarse demanda judicial ante el Juzgado de Primera Instancia del lugar de fallecimiento del testador.

Será, por tanto, obligatoria la intervención de Abogado y Procurador.

Cada supuesto es distinto, por lo que es conveniente que te asesore un abogado especialista en materia hereditaria.