Impuesto de Sucesiones y Donaciones en Navarra

El Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones (ISD) es un tributo cedido a las Comunidades Autónomas que se aplica a aquellas personas físicas que obtengan bienes y derechos a través de una herencia o una donación.

Se regula en la Ley 29/1987, de 18 de diciembre, del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones (LISD) a nivel estatal. No obstante, al ser un tributo cedido a las Comunidades Autónomas, éstas también pueden aprobar su propia normativa para regular el impuesto.

En Navarra, el ISD se sustenta en el Decreto Foral Legislativo 250/2002, de 16 de diciembre, por el que se aprueba el Texto Refundido de las disposiciones del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones.

¿Buscas abogado especialista en impuesto de sucesiones?

Te ayudamos a encontrar abogado de de confianza en tu zona. Tenemos una amplia red de abogados colaboradores en toda España.

Consultar abogado

¿Cómo se presenta el impuesto en Navarra?

El impuesto debe presentarse en los seis meses posteriores al fallecimiento o en el mes siguiente a la donación, incluso aunque no se deba pagar nada por él.

Se presentará a través de los modelos de autoliquidación y declaración 651, 669 y 661 o, en su caso, mediante el modelo 652 en el caso de que se perciba dinero procedente de un seguro de vida.

La presentación se puede realizar vía telemática o presencialmente en las oficinas físicas de la Hacienda Foral de Navarra de los distintos municipios.

¿Cómo se calcula el ISD en Navarra?

En primer lugar, se debe calcular la base imponible, que es la relación de bienes y derechos que deja un causante, con el ajuar doméstico incluido, minorada en las cargas y gravámenes. Por ejemplo, si un sujeto muere en Pamplona dejando una vivienda habitual de 400.000 euros, unas acciones de 20.000 euros y una hipoteca de 50.000 euros, la base imponible sería:

  • 400.000 euros de la vivienda habitual + 20.000 euros + el ajuar doméstico del 3 % que estima la ley = 432.600 euros, minorado en la hipoteca, se tendría un total de 382.600 euros de base imponible.

El siguiente paso es el cálculo de la base liquidable. En Navarra, existen las siguientes reducciones para las adquisiciones mortis causa por sujetos pasivos discapacitados:

  • De 60.000 euros: cuando acrediten un grado de minusvalía igual o superior al 33% e inferior al 65%;
  • De 180.000 euros: cuando acrediten un grado de minusvalía igual o superior a 65%.

Si el adquirente del caso práctico que se está poniendo de ejemplo es un hijo con una discapacidad del 33%, gozará de una reducción de 60.000 euros. Por tanto, la base liquidable sería de 382.600 euros – 60.000 euros = 322.600 euros.

A continuación, se debe calcular la tarifa del impuesto. La cuota a ingresar dependerá del parentesco que se tuviera con el causante. En Navarra, en el caso de cónyuges o parejas de hecho los primeros 250.000 euros tributan al 0%, y el exceso a 0,8%. En el supuesto de hijos o descendientes en línea recta por consanguinidad, adoptantes o adoptados, se debe seguir lo siguiente:

  • Base liquidable hasta 250.000 euros: cuota íntegra de 0 euros, resto base liquidable hasta 250.000 euros y tipo de 2%.
  • Base liquidable hasta 500.000 euros: cuota íntegra de 5.000 euros, resto base liquidable hasta 500.000 euros y tipo de 4%.
  • Base liquidable hasta 1.000.000 euros: cuota íntegra de 25.000 euros, resto base liquidable hasta 800.000 euros y tipo de 8%.
  • Base liquidable hasta 1.800.000 euros: cuota íntegra de 89.000 euros, resto base liquidable hasta 1.200.000 euros y tipo de 12%.
  • Base liquidable hasta 3.000.000 euros: cuota íntegra de 233.000 euros, resto de base y tipo de 16%.

En el supuesto que nos ocupa, la base liquidable es 322.600. Se debe coger la cantidad inmediatamente inferior y se resta, es decir, 322.600 – 250.000 euros, que es igual a 72.600 euros. Se le aplica el tipo de la misma fila, que es el 2 %, lo que resulta en 1.452 euros, y se le suma el número de la misma fila de la columna cuota, que en este caso es 0, por lo que la cantidad se mantiene en 1.452 euros.

El siguiente paso es aplicar el coeficiente multiplicador a la cantidad resultante, que depende del parentesco y del patrimonio previo del adquirente. Si suponemos un patrimonio previo de 100.000 euros, y teniendo en cuenta que se debe utilizar la tabla estatal:

Coeficiente patrimonio preexistenteEl coeficiente multiplicador será de 1,0000, por lo que la cantidad se mantiene igual. Teniendo en cuenta que en este supuesto tampoco cabe aplicar ninguna bonificación, la cantidad a ingresar será de 1.452 euros.

¿Buscas abogado especialista en impuesto de sucesiones?

Te ayudamos a encontrar abogado de de confianza en tu zona. Tenemos una amplia red de abogados colaboradores en toda España.

Consultar abogado