Impuesto de Sucesiones y Donaciones en La Rioja

​​El Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones (ISD) es un tributo que debe presentar toda persona física que adquiera un bien o derecho a título lucrativo. Se regula en la Ley 29/1987, de 18 de diciembre, del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, si bien, se encuentra cedido a las Comunidades Autónomas.

En La Rioja, el impuesto se encuentra regulado, además de en la ley estatal, en la Ley 10/2017, de 27 de octubre, por la que se consolidan las disposiciones legales de la Comunidad Autónoma de La Rioja en materia de impuestos propios y tributos cedidos.

¿Buscas abogado especialista en impuesto de sucesiones?

Te ayudamos a encontrar abogado de de confianza en tu zona. Tenemos una amplia red de abogados colaboradores en toda España.

Consultar abogado

¿Quién presenta el ISD?

El Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones lo deben presentar todas aquellas personas que:

  • Adquieran bienes y derechos a título gratuito en inter vivos, como las donaciones.
  • Adquieran bienes y derechos a título sucesorio, como las herencias y legados.
  • Adquieran cantidades pecuniarias por ser beneficiarios de un seguro de vida en el que el destinatario es distinto a quien lo contrató.

Se presenta mediante el modelo 650 para el caso de las sucesiones, y a través del modelo 651 en el supuesto de las donaciones. El impuesto debe presentarse incluso aunque no se deba ingresar cantidad alguna por él, y debe realizarse en el plazo de seis meses desde la fecha del fallecimiento o de un mes desde la donación.

Características del Impuesto de Sucesiones y Donaciones en La Rioja

El ISD es un impuesto de naturaleza directa, ya que la carga tributaria se determina al adquirirse la herencia, legado o donación, así como de naturaleza subjetiva, puesto que tiene en cuenta las circunstancias personales del sujeto pasivo.

En la Comunidad Autónoma de La Rioja existen ciertas reducciones y deducciones propias que se deben tener en cuenta:

  • Reducción propia por adquisición de empresas individuales, negocios profesionales y participaciones en entidades.
  • Reducción propia por adquisición mortis causa de la vivienda habitual del causante.
  • Reducción propia por adquisición de explotaciones agrarias.
  • Reducción propia por donaciones objeto de micromecenazgo.
  • Deducción por adquisiciones de contribuyentes de los grupos I y II.

Además, existen dos aspectos importantes a considerar, propios de esta Comunidad Autónoma:

  1. Las reducciones previstas son incompatibles entre sí para una misma adquisición.
  2. A efectos de calcular el impuesto, las parejas de hecho se asemejarán a los cónyuges.

¿Cómo se calcula el ISD en La Rioja?

Para calcular el ISD se debe conocer la base imponible, a la que se le aplican las reducciones que procedan. De este modo, se obtiene la base liquidable. A la base liquidable se le aplicará el tipo impositivo del impuesto, que es de carácter progresivo, es decir, dependerá del valor de las rentas.

Al resultado, se le debe aplicar el coeficiente multiplicador de la Ley, en función del grado de parentesco y del patrimonio previo preexistente, y al resultado, las bonificaciones en caso de haberlas. Así, se obtendrá la cuantía a ingresar.

Por ejemplo, un sujeto muere en Logroño dejando su empresa, por valor de 300.000 euros y su vivienda habitual, por valor de 150.000 euros. En sus cuentas hay un total de 400.000 euros y tiene una hipoteca de 30.000 euros por pagar. Los gastos del entierro han sido de 20.000 euros. Como único heredero deja a un hijo de 30 años con un patrimonio previo de 500.000 euros.

En primer lugar, se debe calcular el valor de los bienes y derechos que deja, que supone un total de 850.000 euros. Si se reduce en la hipoteca y en los gastos del entierro, se obtendrá un resultado de 800.000 euros. A esto se le debe calcular el ajuar doméstico, que la Ley estima en un 3 %. Por tanto, 800.000 euros y 24.000 euros de ajuar doméstico, suponen un total de 824.000 euros de base imponible.

Las reducciones que se pueden aplicar en este supuesto son:

  • La reducción estatal por parentesco, que por ser mayor de 21 años es de  15.956,87 euros.
  • Reducción propia por adquisición de empresas individuales, negocios profesionales y participaciones en entidades, del 99%, sin aplicar la de la adquisición por vivienda habitual del 95%, ya que al ser incompatibles entre sí, se aplicará la más beneficiosa.
  • Deducción por adquisiciones de contribuyentes de los grupos I y II, que es del 99 % si la cuota liquidable es igual o inferior a 400.000 euros y, por aquello que supere dicha cuantía, del 50%.

En primer lugar, el valor de la empresa era de 300.000 euros. Si la reducción es del 99%, ésta será de 297.000 euros.

Si a la base imponible de 824.000 euros le restamos 297.000 euros y 15.956,87 euros , se obtendrá una base liquidable de 511.043,13 euros.

La deducción por adquisiciones de contribuyentes de los grupos I y II se aplica en la base liquidable. Si se tiene en cuenta que los hijos mayores de 21 años, al igual que los cónyuges y parejas de hecho, pertenecen al grupo II, ésta deducción será aplicable. Se deben realizar los siguientes cálculos:

  • De 511.043,13 euros, a 400.000 se le quita un 99%, lo que da como resultado 115.043,11 euros.
  • De 511.043,13 euros, a 111.043,13 euros, que es la cuantía que supera los 400.000 euros, se le quita un 50%, obteniéndose 55.521,56 euros.
  • Si se suman 115.043,11 euros y 55.521,56 euros, se obtiene un total de 170.564,67 euros.

A estos 5.220,87 euros euros se le debe aplicar el tipo impositivo del ISD. La Rioja utiliza la tabla estatal del artículo 21 de la LISD.

Para calcular el tipo impositivo, se debe optar por la cantidad inmediatamente inferior, que es 159.634,83 euros, y se deben restar las dos cantidades: 170.564,67 euros – 159.634,83 euros = 10.929,84 euros. A esta cantidad se le aplica el tipo de la misma fila, que es 21,25%, lo que resulta en 2.322,59 euros. Por último, a este resultado se le suma la cantidad de la columna cuota situada en la misma fila, es decir, 23.063,25, lo que da un total de 25.385,84 euros.

El siguiente paso es aplicar los coeficientes multiplicadores, que dependen del grado de parentesco y del patrimonio previo del heredero. En este supuesto, el heredero es un hijo de 30 años, por lo que, al ser mayor de 21 años, pertenece al grupo II, con un patrimonio previo de 500.000 euros. La Rioja utiliza la tabla del artículo 22 de la LISD:

Coeficiente patrimonio preexistente

En este caso, el coeficiente multiplicador será de 1,0500, que si se multiplica por 25.385,84 euros, da un total de 26.655,13 euros, que se corresponde con la cantidad a ingresar.

¿Buscas abogado especialista en impuesto de sucesiones?

Te ayudamos a encontrar abogado de de confianza en tu zona. Tenemos una amplia red de abogados colaboradores en toda España.

Consultar abogado